fbpx

ESTA ES LA HISTORIA DE NUESTROS SUPERHÉROES DE LA DIVERSIÓN: FÉLIX Y ALEGRA….

Félix era un niño feliz, vivía rodeado de amigos y le encantaba contar historias y hacer reír a todos a su alrededor. Sus aventuras siempre eran únicas y divertidas y hablaban de cómo al explorar el mundo no sólo aprendía de él sino de todas las personas a las que conocía. “Cuando hago felices a los demás, soy más feliz”, solía decir.

Alegra era una niña alegre, estudiosa y muy inteligente. Tenía una energía que irradiaba a todos a su alrededor. Le encantaban los colores y solía caminar por las calles cantando y bailando, logrando siempre sacarle una sonrisa a todo aquel con quien se cruzaba.

Félix y Alegra eran muy buenos amigos. Cuando estaban juntos contagiaban a sus amigos y familias con su felicidad e incluso lograban que momentos aburridos o tristes se volvieran momentos especiales y divertidos sólo con su presencia. Hasta al temible Dr. Mistedio, un gruñón habitante de la pequeña ciudad XXPOLIS al que todos los niños le tenían miedo porque derretía helados y los contagiaba con su aburrimiento, lograban neutralizarlo sólo con pasar junto a él.

En la pequeña ciudad que habitaban Félix y Alegra, la noticia más importante del momento era la llegada del Mundo de la Felicidad. Todos hablaban de esto, había carteles por toda la ciudad, y la expectativa era tal que grandes y pequeños contaban los días para la apertura. Incluso muchos empezaron a hacer fila con anticipación para ser los primeros en entrar.

Ese sábado todo era celebración en XXPOLIS. Todos se dirigían con curiosidad hacía la puerta que revelaba de que se trataba el Mundo de la Felicidad. Alegra halaba de la mano a su mamá y a su papá, mientras se escabullía entre la gente para llegar más rápido. Félix, que vivía un poco lejos del lugar, corría sin descanso por la acera mientras sus padres y hermanos le seguían el paso.

Félix y Alegra finalmente se encontraron a la entrada del lugar. Llegaron en el momento indicado y lograron ver cómo se abrían las puertas de un espectacular parque de diversiones hecho especialmente para la familia y amigos. Todos podrían divertirse en el Mundo de la Felicidad y la diversión se expandía a todas los diferentes espacios que habitaban en este mundo: CITYPARK, PLAYTIME, GAMEBOX, AFRICA y KIDZENTER.

La fila que hacían niños, jóvenes, adultos, familias y amigos, avanzaba rápidamente. Cuando quedaba poco por llegar, una mujer vestida con un llamativo e impecable uniforme se detuvo frente a ellos y exponiendo una enorme sonrisa se presentó como “Anfitriona”. Los saludó, les dio la bienvenida, les contó cómo funcionaba el parque y les dio información sobre cómo hacer que su experiencia en el parque fuera totalmente segura.  Su actitud y sonrisa fue tal que todos aseguraban que era la mujer más amable que habían conocido y los dientes más blancos que habían visto.

El lugar era increíble, era pulcro, colorido, todo brillaba y estaba lleno de divertidas atracciones. Parecía como si allí todos estuvieran de fiesta. Se sentía una extraordinaria energía y niños y adultos por igual se contagiaban de diversión jugando en el parque.

Pronto, otro Anfitrión, también sonriente y cordial, condujo a Félix y Alegra hasta la taquilla del lugar indicándoles que la experiencia inolvidable iniciaría con la “llave mágica”. La “llave mágica” era una tarjeta que activaba cada máquina y atracción y que tenía el mágico poder de dar premios. Al recibir la llave, entonces, se abría una fuente inagotable de emociones y felicidad.

Félix y Alegra decidieron empezar su aventura en el parque por la zona de máquinas, se tomaron fotos, ganaron dulces y lindos peluches, jugaron en las motos, en los carros, y en todas las máquinas de redención. Se esforzaron por acumular muchos puntos en su “llave mágica” para poder redimir hermosos regalos en la Tienda de Premios.

Luego se dirigieron hacia el Playground, cada niño que allí se encontraba estaba sin duda viviendo una gran aventura, así que ellos querían también estar allí. Pasaron su llave y entraron a este espectacular espacio diseñado especialmente para que pudieran correr, saltar y jugar a su antojo.

Todos los anfitriones sonreían y prestaban especial atención a los visitantes. El reloj que marcaba las 2:55 pm anunciaba a los anfitriones ¡la hora del gran momento!. Cada uno de ellos se ubicó en sus posiciones y cuando la aguja del reloj marcó las 3 pm sonó una animada y pegajosa canción:

SI BUSCAS ALEGRIA Y TODA LA DIVERSION

HAY UN LUGAR DONDE ENCONTRARAS JUEGOS Y EMOCION

ESTAMOS EN _____________

VAMOS TODOS A JUGAR

CON AMIGOS Y EN FAMILIA ESTE ES TU LUGAR

Mientras sonaba la canción todos los Anfitriones del parque bailaban y hacían pasos divertidos. Y de repente, ocurrió algo inesperado… un invisible rayo de poder salió en dirección al playground, al lugar donde estaban Félix y Alegra, los dos niños más felices del parque y cuyo corazón guardaba el deseo vivo de hacer felices a los demás.

La canción continuaba y todos en el parque se dirigieron a Félix y Alegra:

MIRA A FÉLIX

TE ENCANTA CON SUS SUPERPODERES

CON ALEGRA TENEMOS AQUÍ DOS SUPERHÉROES

SU MISIÓN ES TRAERTE MUCHA FELICIDAD

CON ACTITUD, ENERGÍA, JUEGOS Y ACTIVIDAD

Félix y Alegra se miraron extrañados pues a diferencia de los demás vieron y sintieron el rayo de poder y esa fuerza que había entrado a través de su sonrisa les permitió vivir el máximo estado de diversión: la experiencia memorable.

Sin pensarlo Félix y Alegra empezaron a cantar también….

TODOS NUESTROS SUPERPODERES

HACEN QUE LOS NIÑOS SEAN ALEGRES

VEN CON NOSOTROS

VAMOS A PROBAR SUERTE

ALZA LAS MANOS Y GRITA BIEN FUERTE

Y para ese momento ya todos en el parque cantaban:

1,2,3 VAMOS A SALTAR Y SONREIR

4,5,6 JUNTOS NOS VAMOS A DIVERTIR

7,8,9, QUE LA ALEGRIA SE RENUEVE

CUENTA HASTA 10 Y CANTA NUEVAMENTE

 

1,2,3 VAMOS A SALTAR Y SONREIR

4,5,6 JUNTOS NOS VAMOS A DIVERTIR

7,8,9, QUE LA ALEGRIA SE RENUEVE

CUENTA HASTA 10 Y CANTA NUEVAMENTE

 

CON FELIX Y ALEGRA

LA DIVERSIÓN SE SIENTE

Al finalizar la canción todo era celebración en el parque, todos reían y jugaban y Félix y Alegra se habían transformado en un par de superhéroes. Inmediatamente su color de pelo cambió y su ropa se transformó en un colorido traje de superhéroe muy cómodo y perfecto para poder seguir su aventura en el parque.

Fue así como al llegar a la piscina de pelotas, Alegra empezó a lanzar bolas de colores con mucha energía y éstas poco antes de impactar contra algo se derretían pintando con más color el lugar empapando de emoción a todos. Félix, que en ese instante jugaba en los sacos de boxeo, se dio cuenta que su fuerza ahora era grandiosa.

A medida que iban disfrutando y jugando en las atracciones del parque descubrieron más poderes. Félix, por ejemplo, al bajarse de los Carros Chocones se dio  cuenta que ahora podía correr súper rápido y Alegra, a quien las alturas le emocionan demasiado, después de saltar en el Bungy descubrió que ahora tenía el poder de volar.

Cuando subió el muro de escalar, Félix se percató de su agilidad para rápidamente superar obstáculos y Alegra, al visitar una celebración de cumpleaños que ocurrió en uno de los salones de fiestas del parque, descubrió su habilidad para hacer que todos cantaran y bailaran sin parar.

Ahora, convertidos en superhéroes, Félix y Alegra entienden que su misión es: TRAER DIVERSIÓN Y HACER FELICES A LOS DEMÁS en este Mundo de la Felicidad. Son ellos los encargados de acompañar a todos los visitantes del parque en su aventura y llenarlos de alegría.

Sus superpoderes son tan extraordinarios que les permiten, cuando están fuera del parque, combatir a los villanos del aburrimiento (aquellos personajes extraños, como el Dr. Mistedio, que van en contra de la felicidad) y transportar a niños y adultos al parque para llenarlos de actitud, energía, juegos y actividad.

Maravillados con el sinfín de secretos que acaban de descubrir y aún con la llave mágica en su poder, Félix y Alegra entienden que su lugar es el Mundo de la Felicidad, ese extraordinario parque de diversiones, en donde desde ese día se encargan de hacer que todas las experiencias de los visitantes sean completamente memorables.

Share This

¡Comparte la felicidad!

WhatsApp